Qué es un First Look: primer encuentro en la boda

Novios emocionados al verse por primera vez en su bodaComo sabéis buscar lo auténtico y las emociones el día de la boda viene siendo nuestra hoja de ruta estas últimas temporadas y para eso un First Look es imprescindible, porque no hay nada más emocionante. Muchos de nuestros clientes ya conocen el término, pero otros nos preguntan ¿qué es un first look? ¿cómo podemos orquestarlo dentro del día de la boda? y nosotros como fotógrafos de boda y bajo nuestra experiencia los aconsejamos para que ese momento sea perfecto. Es innegable; la realidad cambia a medida que pasa el tiempo. A pesar de lo que muchos creen, esto no tiene por qué ser algo negativo. Los expertos dicen que los individuos más inteligentes son aquellos que se adaptan con mayor facilidad a cualquier tipo de cambio. Y suele ser así, el que se queda anclado en el pasado no avanza, no prospera personal o profesionalmente y, por consiguiente, normalmente, suele abandonar el camino. En el mundo de la fotografía, al igual que en el resto de ámbitos, es necesario adaptarse, cumplir con las exigencias del momento, y sobrepasar con creces aquello que los clientes esperan de ti. Un ejemplo claro lo encontramos con las bodas. Es lo que intentamos poner en práctica en todos nuestros reportajes de boda, para ofrecer a nuestros clientes el mejor reportaje posible. A pesar de que el significado principal de este tipo de eventos sigue siendo el mismo, son muchos los cambios que, a lo largo de estos últimos años, se han ido introduciendo.

Fotografías de boda cargadas de emoción

Hoy en día, los novios suelen invertir grandes cantidades de su presupuesto en conseguir un traje de alta costura, con el que ser el centro de las miradas durante ese día tan especial, elegir uno de los mejores restaurantes de la zona e invitar a un gran número de personas. A todo esto, le rodea una serie de rituales previos, como las despedidas de solteros, las cenas que se celebran con los familiares y amigos algunos días previos a la boda; y posteriores, como la ansiada luna de miel, que se presenta como la excusa perfecta para hacer un largo viaje hasta algún rincón paradisiaco del planeta. Algunos deciden innovar con el menú, y otros con los transportes que le llevaran hasta la puerta de la iglesia. Unos deciden montar una coreografía espectacular, digna de bailarines de Broadway, mientras que los demás optan por el típico baile de salón.

Novio esperando a la novia para hacer su first look en su boda

La mayoría de estas modas vienen importadas de Estados Unidos, donde siempre están inventando algo nuevo para conseguir que, año tras año, resurja una tradición que, a muchos, les resulta vieja. Una de estas últimas ideas innovadoras es la de fotografiar el momento en el que el novio y la novia, ataviados con sus respectivos trajes, se ven por primera vez en un entorno íntimo. Captar esa primera vez, o “First Look”, tal y como lo llaman en América, es todo un reto. Conseguir las primeras imágenes del momento en el que la pareja se encuentra a solas, conlleva una gran responsabilidad. Para ellos, este se convierte en un momento único y especial, por lo que el hacerse invisible se torna necesario. En el momento en el que ellos reparen en nuestra presencia, dejarán de comportarse de forma natural y, por tanto, nosotros, dejaremos de obtener grandes fotografías.

Sentimientos plasmados en imágenes

Novio emocionado al ver por primera vez a su novia en su boda

Esta nueva moda tiene muchas variantes pero, normalmente, suele llevarse a cabo en aquellas bodas que se celebran en un entorno diferente al religioso. Por lo tanto, los eventos civiles son los más propensos para que se desarrolle esta innovadora práctica. Para que no haya nadie delante, y el encuentro sea lo más privado posible, este tiene lugar una hora antes de que empiece el enlace. Algún familiar o, incluso nosotros mismos, los reunimos en un entorno alejado del resto de personas. Para que la sorpresa sea mayor, situamos a los dos de espaldas, y después los animamos a que se den la vuelta. El resultado es tan conmovedor que, a veces, es imposible no emocionarse.

Las fotografías que conseguimos suelen ser únicas. Llama la atención ver cómo la mayoría de los novios se echan a llorar cuando ven a su pareja, a pesar del tiempo compartido. Supongo que ese es el momento en el ambos empiezan a ser conscientes de que, juntos, comienzan a recorrer el mismo camino. Un arduo trayecto en el que juntos tratarán de solventar cualquier problema que pueda surgir, y disfrutarán las alegrías del otro como si fueran propias.

Novia esperando a que llegue el novio para verse por primera vez en su boda

Esta es una experiencia diferente que no todo el mundo se atreve a experimentar. Sin embargo, el resultado es siempre excepcional. Los novios pueden expresar sus emociones en un entorno privado, por lo que no temen hacerlo, mientras que nosotros obtenemos un material fotográfico de alta calidad, en el que los sentimientos priman por encima de todo. ¿Te animas a vivirlo? Déjanos contar tu historia.

2017-09-04T16:41:22+00:00

Leave A Comment