Laura & Carlos, boda en Hacienda Veracruz (Carmona)

Quién nos iba a decir que empezaríamos a hacer reportajes de boda en Carmona, cuando Carlos y Laura se pusieron en contacto conmigo para comentarme su proyecto de boda vi en ese momento a una pareja de novios joven muy enamorados con mucha ilusión por su boda. Sin duda esta boda para mi fue una gran experiencia, desde el primer momento pude comprobar la gran cultura visual que Laura tenía, que le venía heredada por su profesión, de hecho esta boda fue en la primera que pude ver un branding de boda tan currado como este, desde las invitaciones, los meseros, pegatinas… hasta el photocall iba a juego, con mensajes personalizados acorde a las experiencias que habían vivido con los invitados. Para nosotros es un honor que novias como Laura se fijen en nuestro trabajo, además conociendo meses más tarde que ella misma se está dedicando a organizar bodas, diseñando y preparando para otros novios que preparan su día con tanta ilusión. Que te elijan y queden contentos con tu trabajo entre el de otros compañeros, es cuando menos un honor.

Tanto el novio como la novia se prepararon en la misma finca donde posteriormente disfrutaríamos de la celebración, una finca situada en un paraje único, cerca de Sevilla y rodeada por campos de olivo, entre Mairena del Alcor y Brenes, una hacienda cargada de historia con más de 400 años a sus espaldas, con vestigios de su antigua capilla y amplios patios. Cuando vi a Laura vistiéndose, pude comprobar porqué el vestido de una novia es siempre el secreto mejor guardado, un soberbio vestido de fabricación artesanal hecho a mano por las mismas tias de la novia, con una capa exterior de plumeti y aunque parece que las novias son siempre las protagonistas de las bodas, Carlos esta vez no se podía quedar atrás, también con un traje a medida hecha por las tías de la novia, desde luego todo un detalle del que pueden presumir esta pareja.

La gran sorpresa vino cuando nos pusimos en camino hacia la ceremonia, que se celebraría en la maravillosa Iglesia de Santa María de la Asunción de Carmona –que también visitamos en la boda de Alfonso y Mamen-, un maravilloso coche clásico color burdeos totalmente restaurado y customizado por un primo de Carlos, un Plymouth Valiant del 67 un auténtico coche americano, sin duda una opción ideal para llevar una novia hasta el altar.

Una vez terminada la ceremonia y mientras la tarde caía, dimos un paseo por la ciudad de Carmona, me llamaron mucho la atención esas calles empedradas de fachadas blancas alternando con albero que dotan de esa magia especial a Carmona, mientras tanto íbamos aprovechando cada rincón desde el mercado de abastos hasta la puerta de Sevilla para ir haciendo fotos, hasta que terminamos la sesión fotográfico de exteriores en un campo de trigo cercano a la finca, donde esperamos que el atardecer nos llegara para tener esa luz tan mágica que nos gusta, y es que las fotos en atardecer tienen un toque fascinante.

Cuando llegamos de nuevo a la finca, los invitados nos esperaban disfrutando del cóctel bajo las estrellas, en uno de sus majestuosos patios mientras la música en directo de una guitarra flamenco sonaba hasta que la noche nos sorprendió dando paso a la cena.

De nuevo esperábamos ansiosos la llegada de la fiesta, nos gusta ver a la gente disfrutar una vez que todas las tensiones son liberadas, por eso esta parte es en la que posiblemente se den las fotos más espontáneas y diferentes de todo el reportaje, aquí si que tenemos que estar de lo más concentrado para no perdernos nada de la acción. Una vez finalizado el baile nupcial se daba paso a que todo el mundo se pusiera a bailar sevillanas haciendo honor a la zona en la que estamos, mientras todo el mundo pasaba por el photobooth donde tuvimos momentos más que graciosos de la división más joven de los invitados que combinaron los tarjetones con los mensajes graciosos que Laura había diseñado junto con toda la imagen corporativa de la boda.

Resultó que todo lo que tenía imaginado no llegó ni a un ápice de lo que al final fue… una boda cargada de momentos emotivos, detalles a más no poder…. disfrutamos haciendo su reportaje de bodas como niños pequeños.

Espero haber resumido el día tan especial de esta pareja en esta selección que os presentamos y que refleje el día tan diferente que vivimos.

Disfrutad!

2017-12-11T13:32:12+00:00

Deje su comentario