Consejos y recomendaciones para contratar un fotógrafo de bodas

Son muchas las decisiones que una pareja debe tomar cuando decide casarse. Una vez que se cuenta la noticia a familiares y amigos comienza la vertiginosa carrera hacia el altar.

  • Dudas y cuestiones aparecen por doquier:

    • ¿dónde deberíamos celebrar el banquete?
    • ¿llevaré damas de honor?
    • ¿cuándo tengo que empezar a buscar el traje?

Y entre ellas, una de las más importantes:

¿Qué fotógrafo de bodas debería contratar?

Hoy más que nunca, gracias al gran gigante Internet, tenemos la posibilidad de, a golpe de click, encontrar miles de opciones. Un gran número de fotógrafos que, con mayor o menos experiencia, exponen sus trabajos en la red para que los futuros casados contraten su servicio. Sin embargo, es necesario parar y echar un vistazo tranquilamente, reflexionar sobre el tipo de trabajo que cada uno de estos realiza y analizar qué ofrecen. No solo vale con haber visto algún tutorial en Youtube sobre qué objetivos deben de utilizarse para conseguir grandes imágenes dentro de la iglesia, o cómo disparar cuando se está haciendo de noche, el fotógrafo que contratemos debe de ser un profesional avalado por su propia experiencia.

¿Por qué?

Porque el reportaje de boda se convierte en uno de los elementos más preciados en la vida de una persona. Recuerdos en forma de imagen fija que estarán ahí para siempre. Unas fotografías que solo tu decides cómo quieres que sean.

¿Recordar el día más especial de tu vida con imágenes movidas, fotos granuladas o mal enfocadas? o, por el contrario, ¿con fotografías únicas y originales, que captan los sentimientos del momento y te transportan a ese mismo instante?

Todos conocemos a alguien que cada vez que sale el tema de su boda dice: “Me arrepiento muchísimo de no haber contratado un fotógrafo profesional. Las fotografías de mi boda dejan mucho que desear”. Eso, o algo similar. Ese es el riesgo que se corre cuando, por ejemplo, se decide que el reportaje de bodas lo realice ese amigo que tiene como hobby la fotografía pero que solo fotografía paisajes silvestres los fines de semana.

A continuación, y para que no te arrepientas de la elección cuando pasen los años, te presentamos algunos consejos y recomendaciones a la hora de escoger tu fotógrafo de bodas. Presta atención. ¡Allá vamos!

30 consejos y recomendaciones para contratar un fotógrafo de bodas

  1. Profesional con experiencia en el sector:

    • Es crucial contar con la presencia y el trabajo de un fotógrafo experimentado que haya realizado un gran número de reportajes de boda. Así sabrá en todo momento cómo debe actuar, qué tipo de objetivos debe de utilizar en cada ocasión para conseguir la imagen más impactante, cuándo debe de hacer uso del flash, qué instantes son los más emocionantes y, por tanto, más importantes de ser captados y, sobre todo, dónde debe colocarse para conseguir la fotografía más original e impresionante. La experiencia será su gran aliada y le ayudará en aquellos momentos en los que surjan cualquier tipo de imprevistos y hará que tu reportaje de bodas sea único y especial.
  2. Calidad de las fotografías que realiza:

    • Debido al desarrollo de las nuevas tecnologías son muchos los que, contando con un móvil de calidad, se creen haber convertido (por arte de magia) en fotógrafos profesionales. Sin embargo, una fotografía de calidad es mucho más que una imagen retocada con algo de photoshop y con un buen encuadre. Calidad es tener una imagen que emocione con solo mirarla, que sepa captar la esencia del momento y que represente exactamente lo que está ocurriendo. Por supuesto, es necesario que, al mismo tiempo, cumpla con ciertos estándares como, por ejemplo, representar imágenes en movimiento de una forma clara y sin “ruido”, obtener fotografías enfocadas donde se aprecien todos los detalles, realizar instantáneas artísticas con las que se busque conseguir que la mente del espectador fluya al servicio del arte, etc.
  3. No te dejes llevar en exceso por el presupuesto:

    • Sabemos que el precio de los servicios de un fotógrafo influirá en tu decisión. Es normal, cada persona establece en su mente un ideal de lo que quiere o no gastarse en cada elemento de la boda pero, ojo, para y reflexiona un momento. A veces no se le da la importancia que el reportaje de fotos merece. Si te gusta el trabajo de ese profesional y cumple con la mayoría de requisitos que te presentamos a continuación, no lo pienses mucho más. A veces merece la pena dejarse llevar e invertir algo más en un servicio que sabes que superará con creces todas tus expectativas.
    • Asimismo, debes tener en cuenta que un trabajo cuidado, de calidad, responsable y comprometido no puede ser gratis, o casi. Al igual que cualquier servicio óptimo, el trabajo de un fotógrafo requiere de dedicación, mucha formación y esfuerzo. Si quieres un reportaje de calidad, tienes que asumir que deberás pagar por él.
  4. Posibilidad de contar con un reportaje fotográfico de preboda o postboda:

    • Tener la opción de poder realizarse una sesión de preboda o postboda es importante.

      • Es posible que tengas claro que con el reportaje durante el día de tu boda te basta pero, si no es así, es esencial que tengas la oportunidad de reflexionar y charlar con el fotógrafo sobre ello.
      • Nosotros recomendamos siempre escoger una de las dos opciones o, incluso, ambas porque te permiten conseguir imágenes muy dispares que, cada cual a su modo, tienen un valor incalculable.
      • Durante las sesiones de preboda o postboda los novios están mucho más tranquilos y relajados por lo que las imágenes que captamos son muy diferentes a las del día de la boda, donde los nervios suelen estar siempre a flor de piel. Estas instantáneas suelen ser divertidas, originales y muy especiales porque siempre nos trasladamos a esa ciudad o rincón especial para la pareja. Desde la ciudad en la que os conocisteis, hasta la puerta del restaurante donde os distéis vuestro primer beso.
      • Cualquier escenario es idóneo para captar todo el amor que sentís el uno por el otro.
    • Las fotografías de preboda suelen ser más distendidas porque la ropa que llevan los novios es de calle y, normalmente, se sienten más libres a la hora de moverse e interactuar con su pareja.
      • Estas imágenes son idóneas para anunciar vuestra boda a través, por ejemplo, de las redes sociales o, incluso, para colocarlas en la invitación de boda. Asimismo, los familiares más allegados os pedirán, seguramente, una y otra vez copias de muchas de ellas porque, además, es una forma fácil y bonita de tener una imagen de la pareja cerca, colocada en cualquier rincón del salón.
    • Las imágenes de la postboda son de carácter más formal, ya que los novios acuden a la cita con sus trajes de boda.

      • Algunos prefieren no pasar por este proceso porque para ellos supone un gran quebradero de cabeza el volver a colocarse el vestido, acudir de nuevo a la peluquería, maquillarse como el día de la boda, etc., sin embargo, los que deciden hacerlo nunca se arrepienten.
      • Cada vez más, las parejas escogen una sesión denominada “trash the dress”, que significa algo así como “ensuciar tu vestido”.
      • Con este tipo de reportajes conseguimos que los novios hagan pequeñas locuras como meterse en el mar, pasear por bosques maravillosos o paisajes únicos, o lanzarse polvos de colores.
      • Eso sí, ten en cuenta que el fotógrafo llegará siempre hasta donde tu quieras, y nunca te obligará o forzará a hacer algo que no deseas.
  5. Plazo reducido para la entrega del álbum:

    • Es importante saber cuánto tiempo deberás esperar para tener en tus manos el álbum de la boda para no desesperar en la espera y, a la vez, no hacerse falsas ilusiones. El de seleccionar y editar las imágenes del gran día es un proceso tedioso que implica un gran trabajo y esfuerzo pero somos conscientes de que estáis deseando volver a revivir todos los momentos únicos de vuestro enlace a través de las imágenes. Por ello, intentamos ser breves y no extendernos mucho en el tiempo. Solemos entregar el trabajo en unos pocos meses.
  6. Álbumes de calidad:

    • Aunque no se piense mucho en ello, es muy importante tener un álbum de calidad en el que se dispongan de forma ordenada y sencilla las imágenes del gran día. A veces, se contrata el álbum sin poder verlo en directo o, incluso, tocarlo. Esto hace que os hagáis una ligera idea, pero, en ocasiones, la imagen que os hacéis en vuestra mente no es la misma que la del resultado final. Por ello, a nosotros nos gusta enseñaros en primera persona todos los tipos de álbumes que ofrecemos, con los distintos materiales y las distintas opciones. Queremos que la idea que os hagáis del resultado final corresponda exactamente con el trabajo que os entreguemos.
    • Asimismo, a la hora de escoger el álbum es importante tener en cuenta el tipo de material con el que está elaborado. Hay ciertos componentes que hacen que la cubierta o las páginas se estropeen más rápidamente después de pasar por muchas manos, o que las imágenes se manchen con las huellas de los dedos. Por ello, debes elegir aquella con la que estés 100% seguro de que tu álbum perdurará al paso del tiempo. Eso sí, sin dejar a un lado gustos personales y demás motivos de peso. La elección debe tomarse teniendo en cuenta todos los motivos de peso.
  7. Elección clara y consensuada del servicio que se quiere:

    • Normalmente, los estudios de fotografía ofrecen varias opciones a la hora de contratar un reportaje de bodas. Cada uno de ellos suele tener un precio y, por supuesto, oferta diferentes servicios. Para escoger uno u otro es importante que tengáis claro qué incluye cada una de las opciones y analizar cuál se acerca más a vuestras necesidades. Hablar con confianza y siendo sinceros con el fotógrafo hará que la decisión que toméis sea la más acertada. Al mismo tiempo, es importante que tengáis muy claro todos los detalles de cada servicio para que una vez que comience todo no haya malentendidos.
  8. Inclusión de servicios extras:

    • Es importante que los fotógrafos estén abiertos a las peticiones de los clientes y puedan modificar sus “paquetes” en función de lo que los novios deseen. Somos conscientes de que hay cambios que son muy difícil de realizar, pero es crucial que los protagonistas se sientan a gusto el día de su boda, por lo que es necesario hacer todo lo que sea posible para conseguirlo. Asimismo, la inclusión de servicios extras es algo que las parejas valoran de forma muy positiva. Algunos de ellos como tener la posibilidad de incluir un segundo fotógrafo en el pack o ofrecer la opción de contar con un photocall y fotomatón, suelen ser muy demandados.
  9. Cantidad de imágenes que se entregan:

    • En ocasiones, por desconocimiento o porque las parejas se dejan guiar por comentarios de amigos que acaban de casarse o de familiares, los novios tienen la idea de que el fotógrafo les entregará todas las instantáneas que capte el día de su boda. Sin embargo, en la mayoría de ocasiones, esto no es así. ¿Por qué? Porque un verdadero profesional de la fotografía realizará miles de fotos durante todo el enlace con el objetivo de no perderse ningún momento especial.
    • Asimismo, al “disparar” en tantas ocasiones, el fotógrafo se asegura de tener varias imágenes del mismo instante para, posteriormente, poder elegir la que tenga mayor calidad o refleje mejor lo que se busca transmitir. Es por ello por lo que el experto realiza una selección entre todas las imágenes de las que dispone, entregando al cliente las mejores. A continuación, de entre estas, los novios deberán escoger cuáles quieren que aparezcan en su preciado álbum. Pero que no cunda el pánico, sabemos lo difícil que es escoger unas u otras en estos casos, por ello muchos estudios, (nosotros entre ellos), os entregamos todas estas imágenes en digital, para que podáis verlas una y otra vez sin remordimiento.
  10. Tipo de fotografías: impresas o digitales:

    • Hoy en día casi todos los fotógrafos te dan la opción de recibir tus imágenes en ambos formatos, por lo que eres tu quien debe decidir con cuál te quedas o, si, por el contrario, prefieres ambos. Cada uno de ellos tiene unas ventajas, por eso solo tu puedes escoger el que más se adapte a tus necesidades. Guardar las imágenes en un pen drive es siempre una buena idea porque sabes que siempre estarán ahí y que podrás recuperarlas cuando quieras volver a rememorar todos esos grandes momentos. Sin embargo, es importante también tenerlas a mano, poder echarle un vistazo rápidamente o, incluso, subirles alguna a tu vecina que no pudo asistir al enlace. Colocarlas en un portarretrato en el salón de tu casa o en un cuadro tamaño póster en la casa de tu suegra siempre es una buena idea porque podrás ver a menudo esas grandes imágenes que te recordarán lo feliz de aquel momento.
  11. Posibilidad de desplazamiento:

    • Puede que el fotógrafo que te guste sea de otra localidad diferente a la tuya. Normalmente no suele haber problema, pero es necesario que lo hables con el profesional antes de contratar su servicio. Cada estudio de fotografía tiene su forma de trabajar, por lo que debes exponerles tu situación de forma detallada. También puede ocurrir que el fotógrafo sea de tu misma ciudad pero tu quieras realizar tu boda en otra distinta. Igualmente es relevante que lo analices con el fotógrafo viendo todas las posibilidades que tienes a tu alcance.
    • Asimismo es importante que hables con él sobre la cuestión de si se incluye o no un coste extra por tener que desplazarse. Es crucial que no te pille nada por sorpresa. Cualquier asunto de este tipo puede generar mal rollo de cara a la boda, y no es recomendable estar de morros todo el día o con un mal sabor de boca por un motivo así.
  12. Imágenes que cuentan una historia:

    • Tu eliges qué tipo de fotografías quieres. Puedes optar por la opción documental o por los posados. Desde nuestro estudio te aconsejamos que te decantes siempre por aquellos profesionales que realizan imágenes que cuentan tu historia de forma real. Hay fotografías que al mirarlas no dicen nada y otras que emocionan al instante. Estamos convencidos de que para un día tan importante como el de tu boda, es crucial que escojas aquellos fotógrafos que sepan narrar todos los momentos especiales a través de las imágenes fijas sin necesidad de incluir elementos artificiales.
  13. Equipo material de calidad y con todo lujo de detalles:

    • Por supuesto no obtendrá el mismo resultado aquel fotógrafo que realice una boda con unas cámaras de mala calidad al que lo haga con las últimas del mercado. Lo mismo ocurre con los objetivos, flashes, y demás. El material con el que cuente el fotógrafo influirá notablemente en el resultado. Por ello, aunque no tengas muchos conocimientos sobre fotografía, cámaras y demás, es recomendable preguntar al profesional sobre ello. Aun así, esto se ve plasmado en las instantáneas que podemos ver en su web o que nos enseña una vez que nos reunamos con él, ya que a simple vista se pueden apreciar las diferencias entre aquellas imágenes que están echas con un equipo de calidad y las que no.
  14. Elaboración de varias copias de seguridad de todas las imágenes:

    • A veces los astros se alinean y todo sale en nuestra contra. Para esos días en los que parece que nos hemos levantado con el pie izquierdo es importante tener la seguridad de que por muchos imprevistos que surjan el reportaje fotográfico de los novios estará a buen recaudo. Por ello, es crucial que los profesionales realicen varias copias de seguridad de las imágenes del gran día. Son muchas las historias casi sacadas de una película de ciencia ficción, pero reales, que hemos oído entre compañeros. Para evitar disgustos tanto de una parte como de otra, es necesario prevenir y almacenar las instantáneas en todos los discos duros posibles. Pregunta a tu fotógrafo y asegúrate de ello para estar tranquilo.
  15. Disponibilidad de opiniones y reseñas de otras parejas:

    • Tener al alcance reseñas y opiniones de otras parejas que ya hayan contratado el servicio del fotógrafo que tienes en mente es crucial. En ocasiones tenemos una imagen distorsionada de la realidad por diversos motivos y pensamos que todo saldrá de una forma determinada, pero luego nos damos cuenta de que no es así. Para evitar imprevistos, sustos de los que cortan el hipo o malos ratos, lo mejor es asegurarse de que ese fotógrafo es tal y como nosotros esperamos y que su servicio será impecable. Gracias a las redes sociales y a Google contamos con muchas herramientas para ello. Coge el sombrero y la pipa a lo Sherlock Holmes y ponte manos a la obra.
  16. Buen trato hacia el cliente:

    • Es crucial que el fotógrafo que contrates te trate con respeto y, a la misma vez, con confianza. Para ello es importante que os conozcáis previamente mediante alguna que otra reunión. Sabrás que es el indicado cuando surja algún pequeño inconveniente y el encuentre una rápida solución. Es cierto que no siempre se pueden cumplir los deseos de los clientes, pero un buen profesional trata de hacer lo posible para que estos se sientan lo mejor posible.
  17. Firma de un contrato bien detallado:

    • Un fotógrafo profesional siempre te propondrá la firma de un contrato en el que aparezca reflejado todos los acuerdos a los que habéis llegado. Es necesario que exista un compromiso por ambas partes y esta es la forma idónea de estar tranquilo pase lo que pase. Las dos partes deben quedarse con una copia y releerlo una y otra vez para asegurarse de que se está conforme con lo que se firma. Si el fotógrafo que has decidido contratar para el día de tu boda no te hace pasar por esta fase, pídeselo tu. Es muy importante.
  18. Encuentros previos al enlace para precisar el plan de actuación y despejar cualquier tipo de duda:

    • Sabemos (por experiencia) que son muchas las dudas que se os presentan cuando acudís a un estudio fotográfico a contratar el reportaje de vuestra boda. Por ello, es vital que mantengáis varias reuniones previas con el fotógrafo elegido. Este os resolverá todas las dudas y os dará algunos consejos para que el día del enlace todo salga a pedir de boca. Asimismo, es muy importante que el profesional os pida un planning completo de actuación. ¿Qué es esto? Simplemente es un documento en el que se especifique qué va a ocurrir en cada momento, es decir, a qué hora vas a ir a la peluquería, dónde vas a vestirte, quién va a estar en ese momento, a qué hora es el enlace y dónde, etc. Así se evita cualquier confusión y, además, el fotógrafo puede ir pensando previamente cómo encuadrar las imágenes y qué tipo de fotos tomar, entre otros aspectos.
  19. Conocer (con todo tipo de detalles) la forma de trabajar del fotógrafo:

    • Puede ser que una amiga te haya dicho que este o aquel fotógrafo trabaja muy bien y que debes contratarlo. Nosotros te aconsejamos que no te dejes llevar por los gustos de los demás y que seas tu el que tomes la decisión sabiendo, exactamente, cómo funciona y qué tipo de fotografías hace ese profesional. Aunque en un principio parezca lo contrario, no todos los fotógrafos trabajamos igual. Algunos optamos por la fotografía documental, mientras que otros lo hacen por la de posados, por ejemplo.
    • Dependiendo del tipo de imágenes que quieras para el día de tu boda, debes elegir una opción u otra. Asimismo, hay algunos profesionales que retocan las imágenes más, y otros menos, o que incluyen filtros que dan sensación de imágenes cálidas, mientras que otros las prefieren dejar más frías. Todo esto podrás verlo cuando el fotógrafo te enseñe su trabajo. Si tienes alguna duda, ¡pregunta! Nos encantan las parejas comprometidas y que se preocupan por el resultado final de su reportaje.
  20. Cuenta con todo tipo de garantías y tiene los “papeles en regla”:

    • Antes de contratar los servicios de un fotógrafo asegúrate que todo está en regla. Este paso es crucial ya que si hay algún imprevisto de cualquier tipo, es importante tenerlo todo atado. No queremos que el día de tu boda se convierta en un recuerdo amargo. Nunca se sabe lo que puede pasar y como os hemos dicho anteriormente, la realidad supera la ficción.
  21. Opción de recibir tanto las imágenes retocadas como las originales:

    • Hay parejas que solo quieren recibir las imágenes finales, aquellas que están retocadas y que saldrán en el álbum. Sin embargo, hay otras que también desean obtener las que están en bruto. En este sentido cada fotógrafo es un mundo, así que te recomendamos que lo hables con el que tu hayas elegido directamente.
    • Si el profesional solo entrega las imágenes retocadas puede que quiera llegar a un acuerdo contigo para hacer tus deseos realidad. Todo es cuestión de hablarlo y meditarlo.
  22. Conocer de primera mano qué incluye el servicio contratado (horas de trabajo, baile?, etc.):

    • Como hemos mencionado anteriormente los fotógrafos suelen disponer de diferentes servicios que agrupan en “paquetes”. Cada uno de ellos incluye unos elementos diferentes por lo que debes de asegurarte de qué incluye el que tu has elegido. Asimismo, algunos profesionales tienen por costumbre quedarse hasta el momento en el que se sirven los postres o se corta la tarta, mientras que otros suelen estar presentes en el baile nupcial y también en la fiesta posterior. Si tu quieres que el fotógrafo que has contratado plasme esos momentos deberás hablarlo con el previamente para asegurarte de que es posible y que trabaja de esa forma.
  23. Asegúrate de tener una buena relación con el profesional:

    • El día de tu boda serán muchas las horas que pasaréis juntos y, creedme, se hacen muy largas si no tenéis buen rollo entre vosotros, por lo que este punto es muy importante. Por ello os recomendamos que tengáis varias charlas antes del día clave. Si estáis muy muy lejos y no podéis hacerlo de forma directa, siempre queda la opción del Skype.
  24. Accede a todos los trabajos del profesional (una o dos fotos buenas no valen):

    • Ver todo el trabajo del fotógrafo que te gusta es crucial. A veces los profesionales de la fotografía cuelgan en sus webs algunas de sus mejores imágenes, las cuales enamoran a todos los que las ven. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Es importante que este te enseñe un gran repertorio (cuantas más fotos, mejor), de forma que puedas tener 100% claro que te gusta su trabajo. Esto puede hacerlo enviándote su portafolio por correo electrónico, enseñándote alguna presentación durante alguna reunión, o mandándote el enlace de su web con varios reportajes de boda. Cualquier opción es útil y servirá para darte cuenta de si realmente te gustan sus fotografías.
  25. Si ya ha realizado otras bodas en el mismo lugar que tú, mucho mejor:

    • No es un requisito indispensable el hecho de que el fotógrafo que tienes en mente para las fotos de tu boda haya realizado un reportaje en el lugar en el que tu y tú pareja os daréis el “sí quiero”, pero puede ser un punto a favor. Si ese profesional ha realizado diferentes reportajes de boda en ese enclave, tendrá controlado, seguramente, cuáles son los mejores lugares para las fotos de familia, el tipo de luz que suele haber, qué tipo de objetivos utilizar, etc. Sin embargo, aunque esto sea un plus, no es un punto decisivo.
  26. Concesión de un “planning” detallado sobre todo lo que ocurrirá ese día:

    • Un buen fotógrafo te pedirá un horario prefijado y un mapa detallado de todo lo que ocurrirá ese día y dónde. Sabemos que hay cosas que no se pueden prever, y para ello, en nuestro caso, estamos siempre atentos, poniendo nuestros cinco sentidos al servicio de la imagen fija, pero necesitamos saber cuál es el plan de actuación para poder distribuir el tiempo de una forma coherente. Saber cuánto tiempo invertiremos en desplazarnos de un lugar a otro, cuánto tardará la novia en maquillarse para, posteriormente, ir a casa del novio para fotografiarlo mientras se prepara, etc. A simple vista todo parece muy simple pero en ciertos lugares no es nada fácil encontrar aparcamiento, por ejemplo. ¡Damos fe de ello!
  27. Exclusiva dedicación durante el día del enlace:

    • Hay algunos profesionales que deciden abarcar todo lo que pueden y más, y contratan el reportaje de bodas con dos parejas diferentes el mismo día. A nosotros eso nos parece una auténtica locura. Creemos que los novios tienen que tener exclusividad absoluta ya que, de lo contrario, no se puede ofertar un servicio de calidad. Es crucial tener imágenes de todo el enlace, (incluso del baile), y que estas se hayan tomado de forma tranquila y sin precipitarse. ¡Cuando hay estrés de por medio se refleja en las fotos!
  28. Profesional que se reinventa y se forma constantemente:

    • Acudir a cursos y realizar formaciones hace que un fotógrafo adquiera nuevas técnicas y aprenda a utilizar nuevo material. Todo ello se ve reflejado en las imágenes que toma. Por ello es muy importante elegir a un profesional que se reinvente, que cambie su manera de fotografiar, que no se quede estancado en el mismo punto a lo largo de los años y que trate siempre de satisfacer los deseos del cliente. Las modas vienen y van, y buen fotógrafo tiene que lidiar con ellas.
  29. Fotógrafo especializado en bodas y reportajes de pareja:

    • Hay fotógrafos de mil clases y especializados en cientos de ámbitos. Para un reportaje de boda es importante que escojas a uno que tenga experiencia en el sector. Solo esto te asegurará que tus fotos sean buenas. De lo contrario estarás comprando un décimo de lotería que solo el destino sabe si resultará premiado.
  30. Estar satisfecho con la elección realizada:

    • Lo más importante es que una vez que hayas tomado la decisión estés feliz y complacido con ella. Saberlo es fácil. Si al sentarte en tu sofá y pensar en ella te sale una sonrisilla, entonces, habrás acertado. Si en el día de tu boda te sientes plenamente convencido de que no podías haber escogido a un fotógrafo mejor, te sentirás tranquilo, libre y relajado, y todo ello se verá reflejado en las imágenes que se tomen.

Esperamos que estos consejos te hayan parecido útiles y que puedas seguirlos a la hora de escoger tu fotógrafo de bodas. Si tienes alguna duda con respecto el trabajo que realizamos, puedes ponerte en contacto con nosotros a través de nuestra web o correo electrónico, o acudir a nuestro estudio fotográfico ubicado en Torredonjimeno. ¡Estaremos encantados de recibirte!