A pesar de que nuestra filosofía de trabajo durante los reportajes de boda se basa en seguir las premisas del fotoperiodismo y la fotografía documental, nos gusta, siempre, realizar algún que otro retrato a las novias. Esto se debe a dos razones claras. Por un lado, aunque normalmente no le demos importancia a realizar este tipo de imágenes, consideramos que siempre es recomendable realizar algún retrato puesto que suelen verse muy favorecidas en este tipo de fotos. Además, los familiares prefieren, casi siempre, sacar de recuerdo esas imágenes en las que los protagonistas salen más serios o formales, o en las que se le ven los trajes por completo. Por otra parte, nos encanta hacer retratos porque sentimos pasión por ellos. Una predilección que viene derivada, seguramente, de nuestra afición por hacer fotografías del tipo en nuestro estudio.

Luz clara y suave para retratos impactantes

Para conseguir hacer grandes retratos es necesario que las novias tengan confianza en nosotros y, por supuesto, estén convencidas de que les encanta nuestro trabajo. Es muy importante que estas se sientan relajadas, ya que de lo contrario no conseguiremos captar imágenes originales e impactantes. Si están nerviosas o preocupadas por cualquier motivo, las imágenes que obtendremos no serán tan impresionantes como podrían llegar a ser si estas se muestran naturales y espontáneas. A este punto, siempre hay que sumarle la necesidad de que en el lugar que nos encontremos haya una luz clara y suave.

En ocasiones las novias se visten en habitaciones en las que solo hay luz artificial, lo cual también afecta claramente a la toma de fotografías. Aunque podemos tomar imágenes en un lugar oscuro con la ayuda del flash, o de la luz de alguna lámpara, es importante que tengáis claro que las imágenes no serán igual de impresionantes. En un post anterior os dimos también algunos consejos para elegir correctamente el lugar donde vestiros el día de vuestra boda. Si aun no lo habéis hecho, echadle un vistazo. Seguramente os resolverá muchas de las dudas que surgen durante los meses previos al enlace.

La elegancia del “blanco y negro”

Volviendo al tema de los retratos, queremos destacar el hecho de que estos no tienen por qué ser tradicionales y aburridos posados en los que los novios parecen cansados de tantas fotos, tal y como tantas personas creen. Nosotros tratamos de evitar esto por todos los medios, por lo que hacemos fotografías diferentes y, sobre todo, originales.

Retratos en los que un haz de luz entra directamente por una rendija de la ventana e incide en la cara de la novia, u otros en los que aparece el pendiente que sus padres le han regalado para que luzca ese día totalmente enfocado, mientras que su rostro tiene cierto desenfoque. Asimismo, una vez que tenemos el material en bruto, podemos obtener diferentes posibilidades con el uso de los programas de edición fotográficos. Con estos podemos retocar la potencia de la luz, darle algún retoque de color o, también, ponerlas en blanco y negro. Con esta última opción podemos presentar imágenes que trasmiten una mayor elegancia, a la vez que sencillez.

Retratos vestida de novia

Como ves, hacerte un retrato vestida de novia es una gran opción que no debes dejar pasar. Este tipo de fotos se presentan como un gran recuerdo para el futuro; en las que poder contemplar los detalles de los pendientes o la pulsera que llevaste ese día, e incluso del vestido. A pesar de que somos defensores plenos de la fotografía documental, consideramos que los retratos se presentan como una oportunidad única de conseguir imágenes artísticas. Si estás pensando en casarte y tienes dudas sobre si tomarte algún retrato, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través de esta página web; o tambíen puedes acercarte a nuestro estudio de fotografía ubicado en Torredonjimeno. Estaremos encantados de atenderte y de responder a todas las preguntas que tengas y que puedan surgirte durante el transcurso de nuestra cita.